No estás obligado a ser feliz en Navidad

¡Hola a todos! Hoy vengo a hablaros de la Navidad: esa fecha en la que parece que estamos obligados a ser más felices que en el resto del año, en la que tenemos que quedar bien con toda la familia, comprar regalos (con las comidas de tarro y colas interminables que eso supone), comer hasta reventar y sentirnos obligados a ser todo lo solidarios que, quizá, no hemos sido a lo largo del año. En definitiva y resumiendo con una sola palabra: estrés.

Partamos de la premisa de que por mucho que te lo quieran imponer, no estás obligado a ser más feliz en Navidad que el resto del año. Son fechas de compromiso (sobre todo familiar) en las que nos sentimos forzados a quedar bien con los demás y nos olvidamos un poco de nosotros mismos, de descansar en los días de fiesta y de disfrutar las fiestas como a nosotros particularmente nos gustaría.

Hay diversos elementos que nos llevan a sufrir este “estrés navideño”:

  • Las comprasEs el momento de ir a comprar los regalos y en lugar de salir con la ilusión de comprar algo que a la persona que reciba el regalo le haga especial ilusión, nos encontramos con los siguientes problemas:
  1. Las aglomeraciones: ¡Horror! momento en el que todos nos volvemos un poco agarofóbicos. Si vas en coche prepárate para dar vueltas y vueltas hasta encontrar aparcamiento, si vas en trasporte público observarás los autobuses mucho más llenos de lo normal, y si te decides por coger un taxi…¿por qué no pasa ni un solo taxi libre? y por último, si vas a un centro comercial tendrás que ir esquivando a toooda esa gente con sus enormes bolsas.
  2. El regalo: He aquí el gran dilema: ¿Qué le compró? ¿Le gustará? ¿Lo tendrá ya? ¿Será su talla? ¿Se podrá devolver? Al final nos olvidamos que lo importante de hacer un regalo es hacerlo con ilusión. Nos centramos tanto en las premisas anteriores que, al final, compramos con toda esa presión, creyendo que el que otro espera algo de nosotros, y ocasionándonos un aumento del estrés e incluso una disminución de la autoestima si la reacción del que recibe el regalo no es la esperada después del esfuerzo mental que nos ha supuesto.
  3. La pereza: Obviamente, conociendo de antemano todo lo anterior, y con la experiencia de años anteriores, tendemos a posponer las compras hasta última hora. Mi consejo, si quieres evitar todo lo anterior: “ante la pereza, diligencia“. No esperes al la semana antes de Reyes, compra a lo largo del año, es decir, si en agosto encuentras algo que piensas que pueda agradar a esa persona que va a recibir el presente, cómpralo y guárdalo. Te ahorras el punto numero 1, el numero 2 y además, económicamente lo notarás, ya que los gastos estarán más distribuidos y no se te concentrarán en un mismo mes.
  • La familia: En primer lugar recuerda que la familia no siempre es aquella que nos une por sangre. Rodeate de quien realmente te apetezca y no te sientas forzado a compartir mesa y tiempo con personas que te van a provocar malestar. Aún así, se pueden dar dos situaciones:
  1. Reuniones familiares: Momento de sentarte en la mesa con gente con la que, a lo mejor no te apetece, con tu cuñado el pesado, tu suegro el puyas, aquel primo que no ves desde hace más de quince años pero que como este año no tenía plan y se acaba de divorciar se acopla con vosotros, y diversos sobrinos a los que hay que reírles las gracias durante toda la velada. Es en estos momentos donde debes hacer un ejercicio de contención, en especial para todo aquellos con una alta impulsividad. Evita temas que puedan causar disputas, ve desde casa con un límite puesto (si sale un tema de conversación “candente” lleva claro hasta donde quieres participar) para evitar situaciones desagradable, y entierra el hacha de guerra. Si ha el año pasado hubo algún desencuentro (o a lo largo del año) con otro de los comesales, intenta apartarlo para disfrutar de la cena. No dejes que lo que puede ser un rato agradable se convierta en una situación de malestar e incomodidad.
  2. La soledad: Si por la circunstancia que sea te ves obligado a pasar estas fechas en soledad, no pasa nada, no te agobies. Aprovecha para dedicarte más tiempo a ti mismo, aprende a disfrutar de la soledad: haz actividades que a ti te agraden, como puede ser ir al cine o hacer una maratón de esa serie que tanto te gusta. Recuerda que la sociedad es la que hace de estos días sean “mas especiales de lo normal”, pero no deja de ser una idea impuesta por la gente, envuelta en el consumismo. Evita pensar en los que ya no están a  tu lado y no caigas en la depresión por no hacer lo que la sociedad espera de ti. Recuerda que tú y solo tú eres el dueño de tu vida.
  • Cambios en la rutina: A priori visualizas las Navidades como días festivos donde  podrás descansar, relajarte y hacer esas cosas que no puedes hacer normalmente, pero cuidado, el estrés que te supone todo lo nombrado anteriormente impide que disfrutes y desconectes realmente.  Además es un época de exceso: excesos con la comida, donde tendemos a consumir más alcohol,  a salir de fiesta con, en algunos casos, el desfase que eso conlleva. ¡Ojo! si tienes o has tenido algún problema de adicción, si estás tomando medicación, o te encuentras en un momento de tu vida más “vulnerable”, por decirlo así, controla, no te dejes llevar por la impulsividad y el énfasis del momento porque podría conducirte a una recaída, y eso empañaría tus Navidades y la de la gente que te quiere.

Dicho esto…¡Feliz Navidad a todos! disfrutad de las fiestas, cada uno a su manera, dejando de lado el estrés, apartando lo que esperan los demás de nosotros y centrándonos en lo que realmente deseamos nosotros mismo.

facebook-icon twitter-icon you-tube-icon gmail-icon

Si te ha parecido interesante el post y quieres leer más sobre el tema, te recomiendo este artículo de Patricia Ramírez: “Como sobrevivir a la Navidad” publicado en “El País Semanal”.

One response to “No estás obligado a ser feliz en Navidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s