Escocia como modelo contra el estigma

Cuando hablamos de estigma, nos referimos a una condición, atributo, rasgo o comportamiento que hace que su portador sea incluido en una categoría social hacia cuyos miembros se genera una respuesta negativa y se les ve como culturalmente inaceptables o inferiores.

Un 25% de la población padecerá en algún momento de su vida algún tipo de enfermedad mental, es decir, 1 de cada 4 personas. Cuando hablamos de una enfermedad como, por ejemplo, la esquizofrenia, automáticamente se asocia a terminología negativa (como agresividad, imprevisible, violento), y lo más triste de todo desde mi punto de vista es que esto no ocurre con gente mayor a la que en sus tiempos un bipolar era tachado de loco o un síndrome de Down de subnormal  (¡que palabra más fea por Dios!), para mí, lo mas llamativo es que hoy en día, en pleno siglo XXI, el estigma que rodea a la salud mental es muy potente entre los jóvenes. Éstos, en una edad complicada y más vulnerables, pueden ser como una bomba de relojería. Me explico, las etiquetas negativas hacia un comportamiento, hacia una forma de ser, cohiben e impiden a la persona a expresar sus sentimientos, le impiden sentirse bien y sentirse parte de la sociedad. Muchos brotes se dan en la adolescencia por esto mismo.

Una de las cosas más peligrosas de esta situación es que la persona acabe sufriendo lo que denominamos autoestigma: prejuicios que están interiorizados, convirtiéndose así en atributos negativos identitarios. Es decir, la persona se cree estos prejuicios y esta identidad, lidiando no solo con todas las barreras que le impone la sociedad sino añadiendo las que uno mismo se impone.

En Escocia, en los últimos ocho años se ha realizado un gasto anual de más de un millón de libras en con la finalidad de combatir el estigma. Eso es creer de verdad a nivel político que la recuperación es posible y, sobretodo, es necesaria. Esa inversión en la lucha contra el estigma ayuda a estas personas a sentirse parte de la sociedad, a expresar como se sienten, a compartir sus experiencias con la libertad de no ser juzgados (por ejemplo a la hora de obtener un empleo, aumentando su integración y rendimiento), y a la larga supone un ahorro para el Estado, ya que disminuyen las camas ocupadas en las instituciones psiquiátricas y los ingresos vía urgencias. Para esto es necesario la existencia de asociaciones o colectivos, en el ejemplo de Escocia está a destacar a nivel mundial HUG (Highland Users Group), una red de personas que en algún momento de su vida han experimentado un problema de salud mental y que tienen dos objetivos principales: el pimero es mejorar los servicios y tratamientos que la gente recibe e influir sobre las políticas y las estrategias en las que se ubican estos servicios, y el segundo es desafiar el estigma y aumentar la sensibilización pública sobre la salud mental. Es importante potenciar este tipo de grupos a nivel local, para que estos se unan y se comuniquen con otros a nivel nacional, y estos a su vez con otros a nivel internacional. 

Más adelante publicaré un post hablando sobre estos grupos y asociaciones, sobre como no solo trabajan contra es estigma sino también contra el autoestigma, potenciando el empowerment (otro termino al que sin duda le dedicaré otro post con información interesante). A su vez, tiene que haber un grupo de apoyo familiar, donde puedan expresarse ellos por una lado, los usuarios por otro, y en determinados momentos ambos en conjunto. Así como una escucha activa y compromiso por parte de aquellos que nos gobiernan y nos representan. 

Escocia es un país que nos lleva mucha ventaja en este tema, así que tomemos su ejemplo, porque esta en tus manos aportar ese granito de arena, tanto uniéndote a una asociación de este tipo como dejando a un lado los prejuicios y el estigma.

Para finalizar, me gustaría plasmar unas preguntas extraídas del documental “Voices” (os dejaré el link al final del post por si os interesa saber más sobre el tema), y dejar paso a la reflexión personal.

  • ¿Cómo ves a una persona con problemas de salud mental?
  • ¿Actuarías del mismo modo si fuera amigo o familiar tuyo?
  • ¿Cómo te sentirías si tu voz o tu experiencia no fueran respetadas?
  • ¿Por qué no deberías expresarte si crees que la forma en la que vives tu vida es injusta?
  • ¿Cómo podemos entender cuál será el impacto de aquello que queremos hacer si no colaboramos, discutimos y consultamos con las personas que recibirán el servicio?
  • ¿Crees que lo que haces ayuda a tener, a recuperar, un proyecto de vida?

facebook-icon twitter-icon you-tube-icon gmail-icon

Os recomiendo este documental de Ricard Faura y Josetxu Zuazu titulado “Voices” (Voces). Dura unos 40 minutos aproximadamente y en él intervienen distintas voces de la salud mental, voces expertas en la materia, como son responsables políticos, familias y personas con problemas de salud mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s