El faro de las orcas ··· el poder de los animales

¡Hola a todos! Los que me conocen saben que soy una amante del cine, que puedo ir casi a diario, sola, acompañada, a disfrutar de una buena película sin el ruido de las palomitas. Hoy vengo a contaros una casualidad de la vida. Había leído la sinopsis de “El faro de las orcas” y tenía pendiente ir a verla, pero pasaba por delante de la cartelera cuando veo un anuncio en pequeñito que ponía: mañana su director, Gerardo Olivares (director de Entrelobos), presentará la película en estos cines. Oh! sorpresa de las agradables, no solo iba a poder disfrutar del cine sino también preguntar al propio director acerca de la película. Así que ahí qué fuí para poder presentaros “El faro de las orcas“.

ff0bcb47-8667-4655-a1c6-f14bfd49e5a5

Gerardo Olivares, director de “El faro de las orcas”, en la presentación del filme en los cines Monopol (Las Palmas).

La película cuenta la historia de Lola, que viaja con su hijo Tristán, el cual padece autismo, hasta la Patagonia Argentina para encontrarse con Beto, un guardafauna que tiene una relación muy especial con las orcas salvajes. El motivo de este viaje tan largo: Tristán ha mostrado por primera vez en su vida empatía y respuesta de estímulos ante la visión de las orcas en un documental que vio por la televisión, donde Beto interactuaba con ellas. La determinación de Lola de luchar por la mejora de su hijo, la peculiar personalidad de Tristán y su relación con la naturaleza harán que la vida de todos ellos cambie para siempre.

el-faro-de-las-orcas-asi-se-hicieron-los-efectos-especiales_landscape

No os quiero desvelar mucho ya que la película se encuentra aún en cartelera, solo añadir que el trabajo a nivel técnico es admirable, ya que se ha rodado entre la Patagonia Argentina, Madrid y Fuerteventura. Su director viene del mundo de los documentales, así que la paciencia ya la tiene curtida a la hora de grabar escenas con animales, pero aquellas en las que se requería un contacto directo con las orcas se tuvo que recurrir a efectos especiales de la mano de grandes especialistas como son los que crearon al Monstruo de Bayona, o al Laberinto del fauno. A nivel interpretativo vemos a una Maribel Verdú tan maravillosa como siempre, a un menos conocido pero sensible Joaquín Furriel y a un sorprendente niño argentino de diez años, Joaquín Rapalini, que interpreta a un niño autista desde el mayor respeto y credibilidad imaginable. Las escenas de interior fueron grabadas en Madrid, mientras que las exteriores entre Fuerteventura y la Patagonia, por lo que el acting de sobresaliente.

hqdefault

Acompañada por una banda sonora que te envuelve y la emotividad del tema tratado, esta historia, basada en hechos reales, te conmueve y emociona desde lo más profundo.

La historia, además, está basada en hechos reales, y aunque como en toda historia está el toque del director con su parte de ficción, el niño al que interpreta Joaquín Rapalini es hoy un joven de veintitrés años con una vida estable dentro de sus capacidades y feliz. Para la grabación se contó con la ayuda del verdadero Beto, que indicó detalles como, por ejemplo, que el caballo se debía cabalgar sin montura porque él siempre lo había considerado así (de hecho, el caballo que aparece en la película es la cría del de la historia real).

efdlo_galeria001

Aquí os dejo el trailer y mi recomendación para que, sin dudarlo, vayáis todos al cine y disfrutéis de esta película que, una vez más, demuestra que el ser humano ha de estar en contacto con la naturaleza para mantener una óptima salud mental.

 

Viendo el filme recordé la intervención de Sergio Ramirez en El Primer Congreso Nacional sobre el Síndrome de Asperger (recuerdalo haciendo click aqui) en su ponencia “Asperger y reinserción socio-laboral desde las intervenciones con animales”, donde se habló de la asociación Nahai, y se recordó que en los niños con Asperger tener un perro además es un elemento facilitador a la hora de establecer relaciones sociales, ya que el simple hecho de sacarlos a pasear y encontrarse con otros vecinos con sus perros les permite conocer a los dueños y establecer un contacto. En Extremadura, recordar que existe también el centro educativo “Asociación de padres de niños autistas de Badajoz“, en la que su director, Francisco Javier Estévez, lleva a cabo una labor similar con caballos.

El-faro-de-las-orcas6.jpg