TCA: ¿la anorexia es solo cosa de mujeres?

¡Hola a todos! En el post de hoy vamos a tratar un tema que en muchas ocasiones es ignorado y, sobretodo, desconocido: Los trastornos alimentarios masculinos.

Por trastornos alimentarios comunes entendemos la anorexia nerviosa, la bulimia y el trastorno por atracón (ingerir gran cantidad de alimentos hipercalóricos en muy poco tiempo), representando este último un 50% de los casos. La incidencia de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) entre el sector masculino es minoritaria en referencia al sector femenino, concretamente representan un 10% de los casos, además de pasar más inadvertida.

A pesar de haber sido un trastorno ignorado durante décadas debido a su difícil diagnóstico, no solo es un problema real; sino que también tiene sus particularidades. Diversos estudios realizados por la Universidad de Montreal basados en las historias clínicas de 279 pacientes de entre 11 y 36 años, hicieron posible que se identificaran tanto los denominadores comunes como las diferencias entre hombres y mujeres con anorexia nerviosa (estudio publicado en la revista Neuropsychiatrie de l’Enfance et de l’adolescence). En él se destaca que ambos sexos comparten el mismo temor por ganar peso o la obcecación enfermiza por llevar la cuenta de las calorías ingeridas.

img3

  1. Factores de riego:
  • El sobrepeso infantil, ya que en ocasiones tanto en la infancia como en la adolescencia se sienten rechazados y pasan de un extremo al contrario.
  • Rasgos de personalidad obsesiva.
  • Deportistas jóvenes de alto nivel, debido a que se les crea una expectativa elevada respecto a ellos. Si no están a la altura del nivel que incluso muchas veces ellos se han autoimpuesto, se sienten fracasados. Como consecuencia lo pagan con la comida y con el ejercicio físico compulsivo.
  • La ansiedad y la depresión.
  • Ciertas drogas que inhiben el apetito.

2. Estrategias empleadas para perder peso:

  • Recurrir a prácticas como los vómitos tras la ingesta y el uso abusivo de laxantes.
  • La obsesión por el ejercicio físico (vigorexia).
  • Puede haber una correlación con ciertos comportamientos cruzados con la depresión y el abuso de drogas.
  • Obcecación por contar las calorías, azúcares y grasas de los alimentos.

img1

3. Diferencias ante el tratamientos para hacer frente a la enfermedad.

El Dr. Enric Armengol (centro ABB. Barcelona) apunta que en varones la respuesta es más rápida que entre las mujeres, especialmente durante la primera fase de la terapia, donde se aborda la terapia conductual y cuyo objetivo principal es el de conseguir que el paciente recupere una ingesta saludable y deje de comer en función de cómo se siente emocionalmente.

Pero, ¿a qué se deben estos comportamientos diferenciados? El Dr. Armengol señala a el cerebro emocional del hombre, ya que dice que este “responde mejor a los mensajes que son directos y concretos”. Además, el perfil mayoritario del sector femenino con TCA es el de muy buenas alumnas, perfeccionistas y tenaces, algo que convierte en inconveniente los cambio de hábitos. Por el contrario, la mayoría de los chicos no son igual de estudiosos y exigentes, como comenta el Dr. Gonzalo Morandé (jefe de la unidad de TA del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús).

       4. Difícil diagnóstico:

Existe un problema mayor a la hora de diagnosticar la anorexia en hombres. Esto es  debido a la percepción generalizada de que se trata de una enfermedad de mujeres, lo que en ocasiones confunde a las víctimas, a sus familias e incluso a los propios médicos, sufriendo como consecuencia una falta de tratamiento y apoyo adecuado, como refleja un estudio realizado por las universidades de Oxford y Glasgow, y publicado en el British Medical Journal.

La duración del tratamiento, aunque en ciertas maneras sea de por vida para evitar recaídas, es un proceso largo de entre tres y cinco años.

img2

Asi pues…

  • Dos tercios de los enfermos se recuperan.
  • El tercio restante nunca se recupera del todo y convive con la enfermedad toda su vida. Además de seguir con algún tipo de síntomas, pueden sufrir de recaídas, desarrollar otras patologías a raíz del TCA, etc.
  • En el 5% de los casos la enfermedad se cronifíca.

Estas cifras se mantienen dentro del mismo rango entre hombres y mujeres.

Por último comparto un reportaje emitido en la cadena Cuatro sobre este tema:“Conexión Samanta: Los trastornos alimentarios son cosa de hombres”Para verlo haz click en el link.

facebook-icon twitter-icon you-tube-icon gmail-icon
Continue reading “TCA: ¿la anorexia es solo cosa de mujeres?”

Réquiem por un sueño

¡Hola a todos! Hoy vamos a analizar una película que me encanta: Réquiem por un sueño.

Uno de los motivos por los que me parece una película muy completa es el hecho de que los cuatro protagonistas tienen un mismo punto en común, un nexo de unión. Todos ellos son diferentes y sus actos les llevan a finales distintos, aunque todos igual de trágicos, y todo por culpa de por cómo empezó todo. Primero os contaré un poquito de que va la peli para aquellos que no la hayan visto, aunque podéis encontrarla fácilmente por internet y tenéis la ficha de filmaffinity en el link de la peli. Aún así, aquí os dejo el trailer (en inglés) para ponernos en situación:

No quiero contaros mucho por si alguien no la ha visto y no quiero desvelarle todo todo, pero como breve argumento podemos decir que Harry Goldfard es un adicto a la heroína. Su vida gira en torno a su adicción, una adicción que ha acabado por aislarle del mundo exterior. Junto a su novia Marion y su mejor amigo Tyrone, también drogadictos, ha creado un paraíso artificial en el que nada es lo que parece. En busca de una vida mejor, el trío queda atrapado en una espiral de caídas, angustia y desesperación. La madre de Harry, Sara, tiene otro tipo de adicción: la televisión. Viuda desde hace años, vive en Coney Island sin más compañía que la de su amado televisor. Sueña con participar en su concurso favorito, y para ello debe perder peso, pues no puede acudir al programa sin su preciado vestido rojo. Su nueva dieta le acaba por atrapar.

Ahora vamos a centrarnos algo más en los personajes principales, en las cuatro historias con nexo común:

images

  • Harry (interpretado por Jared Leto): Tuvo una infancia difícil y tras enviudar su madre solo va a visitarla para empeñar su televisor para poder costearse las drogas. Él realmente quiere a su madre, y aunque tiene la sensación de que ella le tiene miedo, es su adicción lo que le impide tener una relación sana y expresar con total sinceridad sus sentimientos. Su mayor apoyo y su ilusión de futuro es Marion, su novia.
  • Marion (Interpretada por Jennifer Connely): Es la novia de Harry. De ella sabemos que proviene de una familia de clase media-alta, ya que en un inicio la mantienen, le pagan un estudio para ella sola, y la obligan a ir a terapia para dejar las drogas, aunque ella no está nada por la labor. Le encanta diseñar ropa y sueña con montar una tienda junto con Harry gracias al dinero que van ganando con el trapicheo (aunque claro, para ella es indispensable probar la calidad antes de poner algo en el mercado, lo que la lleva a meterse en un mundo machista y absolutamente duro).
  • Tyrone Love (interpretado por Marlon Wayans): Este personaje mantiene contacto con traficantes de mayor estatus. Se desconoce mucho más de su historia, pero siempre que las cosas marchan mal él busca consuelo en un recuerdo de su infancia: Él de niño arropado por su madre, acunado en su regazo.
  • Sara Goldfarb (interpretada por Chris MacNeil, papel que le llevó a la nominación del Oscar a mejor actriz en el año 2000): Es la madre de Harry. Dedica su vida a dos cosas: la mayor parte del tiempo a ver la televisión mientras come y, a ratos (aunque cada vez con menor frecuencia), salir a tomar el sol con sus amigas las vecinas. Su problema comienza el día que recibe una llamada de un timador, diciéndole que había sido seleccionada entre miles de personas para salir en televisión. Esa noticia se vuelve el centro de su vida, pero además, ella quiere llevar a la tele el mismo vestido que había llevado hacía ya años a la graduación de su hijo, y con su sedentaria vida imposible cerrar la cremallera. Conclusión: la Sr. Goldfarb se obsesiona con adelgazar, pero ante la poca paciencia al no ver resultados y el hambre que la invade decide escuchar el consejo de una vecina e ir a un doctor que le receta unas pastillas d diferentes colores, tres veces al día, con la finalidad de reducir su apetito. Y vaya si lo reduce que termina con una anorexia nerviosa.

tumblr_makpzaM2E41qj320no1_500

La construcción cinematográfica es otro punto a favor de la película. La visión de las imágenes partidas que nos muestran a la pareja protagonista viviendo cada uno el mismo instante, la misma sensación, los mismos sentimientos, pero vividos de diferente manera. La cámara persigue a los protagonistas, la velocidad de la narración (que acelera, frena, acelera, …) dan la sensación de que el tiempo se plegara en diferentes pedazos, como si de una hoja de papel se tratara (como los aviones que Harry y Marion hacían con las hojas de periódico y lanzaban desde la azotea de Coney Island). El filme consigue que las agujas del reloj parezcan inmóviles en esos eternos instantes en los que dura la angustia y la desesperación.

Si nos centramos en la parte cinematográfica, he de decir que creo que es uno de los mejores filmes que, desde mi punto de vista, representa lo que realmente sufre el adicto a la heroína (inyectada e inhalada) y a las anfetaminas. El póker de actores consigue una representación muy convincente del infierno que puede suponer.

tumblr_m0qqxuI5J51qgcra2o1_500

Sin revelar mucho mucho para aquellos que tengan gusanillo de verla, resaltaría la escena en la que el hijo yonqui recrimina a su madre por su consumo de anfetaminas (cosa que detecta por un incontrolable bruxismo que hace que su dentadura chasquee “como unas castañuelas”). También resulta tristemente emotivo el declive por el que Marion, de familia acomodada, se ve arrastrada por su drogodependencia al mundo turbio del tráfico sexual, humillante especialmente para ella pero también para su novio Harry. Éste a su vez luce unas profundas ojeras y una delgadez evidente (¡anécdota cinematográfica!: dicen que perdió alrededor de doce kilos practicando su papel mediante el aprendizaje de los verdaderos drogadictos de Brooklyn) centra todas sus energías en buscar el gran alijo que “les vuelva a meter en la rueda”. Harry, junto su colega Tyrion (personaje que mantiene contacto con traficantes de mayor estatus) están dispuestos a lo que sea por volver a “estar dentro”, aunque cuando las cosas se ponen feas, éste siempre busca consuelo en el recuerdo de cuando era niño y se encontraba en el regazo de su madre. Mediante estos tres personajes podemos apreciar a lo que puede llevar jugar con ciertas drogas: al miedo, a la soledad, a la explotación y pérdida completa de la identidad, y finalmente, a la renuncia de los sueños. Unos sueños por los que empezó todo y la droga solo era el medio para conseguir esa felicidad tan ansiada por nuestros protagonistas, en especial para Marion y Harry.

03-Jared Leto         requiem-for-a-dream-spoiler

En el lado opuesto nos encontramos con la situación de Sara Goldfarb, la cual acaba con dos graves patologías que deben ser tratadas a nivel psiquiátrico: la dependencia a las anfetaminas (drogadicción, vista desde otro punto completamente al de los personajes jóvenes, pero acaba siendo una drogadicta) y anorexia nerviosa. Para ella todo es maravilloso cuando, en un inicio, toma tres pastillas en cada comida: no tiene hambre, se siente activa, mejor que nunca, y pronto observa los resultados: comienza a entrar en su ansiado traje rojo. Los problemas vienen cuando la dosis deja de hacer el mismo efecto, por lo que obtiene por auto-aumentarla. En este momento todo cambia: el frigorífico toma vida propia y se mueve de forma aterradora hacia la Sr. Goldfarb. Por otro lado su programa televisivo favorito, el del inefable telepredicador Tappy Tibbons apela a la fuerza de voluntad, en primer lugar de no comer carne roja, en segundo lugar de no tomar alimentos con azúcar refinado, y en tercer lugar…solo diré que da una tercera recomendación de su plan de reforzamiento personal, pero ¿cuál?. Durante el desarrollo de la película lo menciona varias veces aunque no concreta cuál es, tan solo afirma que “les vuelve locos”, así que aquí lo dejo…estad atentos y sacad vuestra propia conclusión.

requiem-por-un-suec3b1o

Si hablamos de la Sr. Goldfarb podemos decir lo anterior referente a su adicción a las anfetaminas, su vida gira en torno al consumo de esas pastillas que le hacen sentirse mejor, pero que la destruyen por fuera y por dentro. Finalmente el famoso traje rojo no luce para nada como en la foto que ella muestra en la película, se ha convertido en un esqueleto envuelto en una prenda roja, con la cara consumida, llena de canas y completamente desorientada. Solo habla de la tele, de su vestido rojo, y de lo orgulloso que se sentirá su hijo al verla. Desde mi punto de vista una de las cosas más tristes de ésta situación es que nadie la supo ayudar a tiempo, fue cuando fue por la calle, completamente desorientada, buscando la oficina para saber en qué fecha la llamarán cuando avisaron a los policías que la llevaron a una Unidad Psiquiátrica. Aunque claro, su hijo quizás no era la persona adecuada en esos momentos para ayudarla evidentemente….

tumblr_inline_mmbbwbT9cf1qz4rgp

Ahora me gustaría tocar un tema que me parece terrible de la película, y es el trato sanitario que se le da a la Sra. Goldfarb. Empezando por el médico que le receta las pastillas, que a pesar que ella acude a consulta porque finalmente no se encuentra bien éste no le hace nada de caso, de hecho no le dedica ni un solo minuto a interesarse por ella o por escuchar su desconcierto. También utilizan contenciones mecánicas sin motivo ninguno, ya que no es una paciente agresiva ni en ese momento lo estaba (¡aclaro! Una pregunta que me habéis hecho llegar varias personas: las contenciones mecánicas no están prohibidas, pero ojo, se debe valorar el nivel de ansiedad del paciente, su agresividad, y si hay riesgo de autolisis o violencia dirigida a los demás, nuestro caso el personal sanitario. Un enfermero/a puede usar contención mecánica pero prescrito previamente por el médico), por lo que en este caso no procedía para nada. Los propios auxiliares cuando le dan de comer la tratan como si no fuera un ser humano, dificultando su recuperación ya que ésta se sentirá como en una cárcel en la que encima la trata como un animal. Finalmente utilizan con ella la TEC (Terapia Electro-convulsiva, tranquilos que prometí hacer post sobre esto desmotando mitos y leyendas y explicando bien en que consiste), cosa que, a mi parecer no procedía, al menos no en ese momento y en esas condiciones, haciéndole firmar un consentimiento informado del cual creo que tiene poco, falta de información y falta de consentimiento verdadero. Ante esta mala praxis (que nos deja fatal al gremio sanitario) es normal que nuestra última imagen de Sara sea la de un zombie.

Requiem-For-A-Dream-Sara-600x300

Especial mención desde mi punto de vista a la banda sonora de Clint Mansell, interpretada por esas cuerdas aceleradas del Kronos Cuartet. Hace que te veas inmerso en la película, basta con cerrar los ojos y visionar uno a uno los fotogramas que nos provocan diferentes sensaciones.  Una estimulación cerebral que nos mete de lleno en el filme, centrado toda nuestra atención en una música, para mi gusto, de diez es este contexto.

Dejando de lado la película, no quiero entrar mucho en el tema para que el post no sea muy pesado de leer, pero si saber que existen los llamados CAS (Centro de Atención y Seguimiento de las Drogodependencias), donde tratan los problemas de adicción. Si crees que necesitas ayuda no dudes en acudir a tu Centro de Atención Primaria y allí podrán ayudarte, pero no dejes que sea demasiado tarde, porque a veces nos creemos que lo controlamos todo y no es así. No tengáis miedo de los sanitarios, o de sentiros juzgados, porque os aseguro que si estamos ahí es para ayudaros, y nos dan igual ciertas cosas, nuestra misión es que viváis con la mejor de las calidades de vida. Sino ya sabéis que existen páginas y asociaciones (como la de Energy Control, a la que ya le dediqué un post) donde podéis hacer consultas anónimas y buscar vosotros mismos la información.

No sé si el siguiente o dentro de par de post relacionados con el cine hablaré de la película Shutterd Island, está en mi top 10 y sé que a muchos de vosotros os gusta muchísimo esta película. Hace poco asistí a una exposición de unos compañeros de la universidad y creo que entre mi punto de vista y y el de ellos puede quedar un post muy interesante, así que como siempre os animo a que me enviéis sugerencias o bien en los comentarios o para los más tímidos a locusofcontrolblog@gmail.com y me propongáis aquello que más os interesa 🙂

Os dejo también algunas curiosidades sobre la película que seguro a los cinéfilos les gusta:

Continue reading “Réquiem por un sueño”

TCA: Ingreso en una unidad hospitalaria de trastornos alimentarios

¡Hola a todos! la entrada de hoy va a ser algo diferente, algo más visual. Todos conocemos los dos trastornos de la conducta alimentaria estrella: la anorexia nerviosa (¡ojo!, que no es lo mismo que anorexia a secas, que es un síntoma manifestado por la falta de apetito) y la bulimia nerviosa.

Mi intención es publicar dos post con muy poquitos días de diferencia hablando de cada una de ellas por separado, haciendo referencia a las tan famosas como peligrosas “pro Ana” y “pro Mia“, chicas (blogueras normalmente) que se autodenominan “princesas” y que promueven entre sus seguidoras lo que ellas denominan como un estilo de vida. Sin duda algo, a mi parecer, totalmente descabellado ya que poner en peligro tu salud e incluso tu vida es de todo menos un estilo de vida. Pero de eso ya hablaremos más adelante.

He recopilado varios fragmentos del documental “Miedo a comer” que muestran el día a día de las pacientes ingresadas en una unidad hospitalaria de trastornos alimentarios (UHTA). Este reportaje está grabado en el Centro Renfrew  de Florida, y dado que el sistema sanitario es diferente al de España entendemos que la puerta de entrada a este tipo de centros es para el que más recursos económicos tiene o el que tenga un buen seguro médico, mientras que aquí las listas de espera son kilométricas. Aunque haya ciertas diferencias, podemos observar puntos en común con cualquiera de las UHTA de aquí. Empecemos:

  • El ingreso: en este momento te requisan todas las pertenencias que consideran pueden suponer un problema en la recuperación (objetos para autolesionarse, cigarrillos, laxantes, pastillas, etc). Además, te explican las normas de la unidad.

 

  • Controles matutinos: en ayunas controlan peso, temperatura corporal, tensión arterial, pulso, vigilan si hay marcas de autolesiones, y aquello que la enfermera considere.

 

  • Distorsión de la realidad: Es muy común que se realice un ejercicio para demostrar a este tipo de chicas que tienen una distorsión de la realidad (o mejor dicho, autodistorsión, porque ellas se ven gordas mientras que en el resto de personas son capaces de diferenciar si realmente lo están o no lo están). Se trata del ejercicio del contorno:

 

  • Las comidas: Todo un suplicio para ellas, se ven obligadas o comer lo que tienen en el plato. Se intenta evitar que desmenucen y partan la comida en trozos muy pequeños, aunque en ocasiones esto es inevitable. Es normal que tras comer les invada un gran sentimiento de culpa.

 

  • Suplementos: Además del menú y del número de comidas pautadas, es típico que se les de un batido como suplemento alimenticio para ganar peso.

 

  • Control y cumplimiento de normas: Se vigila que se cumplan las normas durante las comidas, que no vayan al baño después (y menos solas) para evitar que vomiten, y en ocasiones se realiza un registro de habitación sin previo aviso para detectar si alguien se está saltando las normas de la unidad.

 

  • Vigilancia: No solo se debe prestar atención al peso, sino a las posibles autolesiones o intentos de autolisis (suicidio). Lo más normal es pesar a la chica de espaldas, de forma que ésta no pueda saber cuanto pesa y así evitar recaídas.

 

  • Otras trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos: Se debe considerar la posibilidad de que la anorexia nerviosa o la bulimia  nerviosa venga acompañada de otro tipo de trastorno (como la pica, rumiación, etc).

 

  • Ingresos involuntarios: Se deben tener en cuenta las pacientes que ingresan involuntariamente o las menores de edad que están ahí obligadas por sus padres. Es muy posible que pongan una barrera a su recuperación lo que haga todo el proceso más complicado. Sin voluntad no habrá recuperación, puesto que tras ésta irá la recaída.

 

  • La terapia: Aunque la finalidad del ingreso es la ganancia de peso y recuperación ponderal, es muy importante tratar la enorme depresión que acompaña a este patología. Para ello es necesario el trabajado de todo un equipo multidisciplinar (médicos, enfermeras, psicólogos, nutricionistas, …). Es realmente impactante la desesperanza y la infelicidad con la que conviven estas chicas.

 

  • La familia: El sufrimiento, la desesperación y la frustración que llevan a cuestas los familiares de las pacientes es otro factor que debe ser tratado, mediante diferentes terapias (terapia familiar, explicaciones sobre la enfermedad y de que manera pueden ayudar, etc..)

Espero que os haya gustado el post, que haya sido algo diferente al poder acompañar las explicaciones de videos reales. Seguiremos hablando de trastornos de la conducta alimentaria (TCA) en otras ocasiones, y trataremos también cositas del tan sonado caso Chloé Lafone, pero por el momento lo dejamos aquí. Ahora ya sabéis cual es la línea general que se sigue en una Unidad Hospitalaria de Trastornos de Alimentación.

 

facebook-icon twitter-icon you-tube-icon gmail-icon